Introducimos un cepillo por la cámara de combustión de la chimenea de leña, el cual va entrando por el conducto interno de la misma y la va deshollinando de abajo hacia arriba, hasta que el cepillo llega a tocar el sombrero. Repetimos el ejercicio tanta veces sea preciso hasta que la superficie interna de la chimenea queda totalmente deshollinada.
Todo el hollín que va desprendiendo el cepillo es absorbido por un aspirador de doble turbina lo que hace que la realización de este servicio sea totalmente limpio y garantizado.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted