El gasoil es la materia que alimenta al quemador de la caldera, que llegue limpio de residuos e impurezas es imprescindible para que no se nos bloquee y tenga una buena combustión. 

A medida que vamos repostando el depósito, más cantidad de sedimentos va acumulando, hasta que el nivel del sedimento llega a la altura de la válvula que repuesta al quemador. Esto provoca la obturación de los filtros que tienen previamente los quemadores, provocando una mala combustión.

A consecuencia de esto, los pasos de humos de las calderas se llenan de hollín que es el residuo que se genera en la combustión del gasoil sucio y el sistema se bloquea negándose a dar más servicio.

Cada vez que repostamos el depósito, el gasoil limpio se mezcla con los residuos del fondo ya acumulados, estropeando el combustible.


Para solicitar presupuesto o hablar GRATIS con nuestro departamento, haga click aquí

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted